Hoy me levanté apurada, con una mano puse el agua para el mate, desenchufé el micro, enchufé la tostadora y puse a hacer las tostadas para mi hija. Resulta que la niña empezó el liceo y, ahora, no solo dejó de ser una niña, sino que ya no desayuna en la escuela. Terminadas las tostadas,  con la otra mano calenté agua para hacer una vianda. Anoche la cena solo dio para una porción, tantas veces, la justa y necesaria…

Entre todo eso, llegábamos tarde al liceo por lo que tuvimos que llamar un taxi (no podemos empezar a llegar tarde la segunda semana de clases, pensé). El señor conductor tenía ganas de pasear por el barrio y nos dió una vuelta increíble. Obviamente, le tuve que sugerir el camino y no le gustó mucho. ¿Cómo iba a interpelar el recorrido que él estaba haciendo? Las mujeres no hacemos esas cosas pero nosotras sí. 

Hija solo mira con asombro cada intervención política  que hago en el espacio público, y no me banca más: Ay, ta mamá, vos no entendés nada…

“Ay, ta mamá, vos no entendes nada”, me lo dice a menudo y, al final, voy a creer que tiene razón,  que yo no entiendo nada. A veces es tentador no entender nada porque lo que hay que entender puede ser desolador.

A la tarde me encontré con una amiga y las dos nos sentíamos raras, como devastadas, ayer fue un día en el que  nuestros cuerpos no dejaron de vibrar. Después, leí a otra amiga que en las redes decía que hoy es luna llena y  entonces entendí todo; aunque la flamante adolescente diga que no.

Hoy terminé de entender que la primera revolución es con nosotras mismas, y después con las otras y otres, que necesitamos aprender a querernos más entre nosotras, a cuidarnos más, a valorar el trabajo de todas, a construir juntas, porque nos necesitamos fuertes y valientes, unidas. El domingo fue un día increíble para todas.

Nosotras no nos conformamos con una porción, no nos conformamos con lo justo y necesario, vinimos a cambiarlo todo, empezando por nosotras mismas, esa es nuestra mayor transformación.

¡Lo personal es político!


Texto: Morocha Edición: Blonda

Foto: MediaRed